MENÚ MENÚ

¿No consigues jugar online a los títulos de EA? Nuestros pasos pueden ayudarte a restablecer la conexión.

Comprobar la conexión Problemas de la Cuenta EA Problemas de jugabilidad Más ayuda

Si necesitas ayuda para descargar, instalar o cargar el juego, primero prueba estos pasos.

Comprueba el estado del servidor

Puedes comprobar el estado de los servidores de muchos de nuestros juegos en la Ayuda de EA.

También puedes seguir a @EAHelp o a cualquiera de las cuentas oficiales del juego para descubrir lo que pasa y obtener actualizaciones en tiempo real cuando los servidores estén inactivos.

Si el juego se publicó hace mucho tiempo, es posible que los servidores online estén desconectados. Esto puede suceder por varias razones, como que los desarrolladores cambien de prioridades o que los jugadores se pasen a una versión más actualizada del juego. Ve a ea.com/es-es para descubrir si el juego y el servidor siguen disponibles.

Comprueba si tienes problemas con la plataforma

Los problemas de conexión pueden estar relacionados con la plataforma en la que juegas. Para resolver problemas específicos de cada plataforma, prueba los pasos que se indican a continuación.

PlayStation

Xbox

PC

Nintendo Switch

Reinicia el router

Apaga el router y desenchúfalo. Espera alrededor de un minuto y vuelve a enchufarlo, enciéndelo e intenta volver a conectarte.

Borra la memoria caché en PC

Si tienes problemas de conexión en PC, borrar la caché puede ayudar. Realiza estos pasos para borrar la caché.

Prueba un sistema de nombre de dominio (DNS) diferente

Tu proveedor de servicios de Internet usa el sistema de nombre de dominio (DNS) para traducir las direcciones de Internet en lenguaje natural (como help.ea.com/es) a una de lectura mecánica (cadena de números).

Si le pasa algo al DNS que utilizas, es posible que tengas problemas para conectarte a Internet.

Si el DNS no es fiable, cambiar a otro puede resolver los problemas de conexión.

A continuación te mostramos un par de opciones gratuitas para hacerlo:

EA no es dueña ni se encarga de Google DNS ni Open DNS. Tampoco puede realizar ningún cambio ni en sus páginas ni en sus sistemas. El uso de los sitios y sus servidores de DNS será por tu cuenta y riesgo.

*Se trata de páginas web propiedad de un tercero. EA no se responsabiliza del contenido de las páginas de terceros. Asimismo, nuestra Política de privacidad no se aplica a sus prácticas de recopilación de información.

Es posible que no puedas jugar online debido al estado de la Cuenta EA. Comprueba que la Cuenta EA no se ve afectada por ninguno de los problemas que se indican a continuación.

¿La Cuenta EA se ha suspendido o bloqueado?

Si es así, no podrás jugar online. Si no lo tienes claro, puedes comprobar el estado del bloqueo en los ajustes de la Cuenta EA.

Si crees que te han suspendido o bloqueado por error, ponte en contacto con nosotros.

¿La Cuenta EA se ha desactivado o eliminado?

Si tu cuenta se ha desactivado o eliminado, no podrás conectarte online.

¿Otra persona utiliza tu Cuenta EA?

Si recibes un mensaje indicándote que la cuenta ya está en uso, prueba a cerrar sesión en el resto de dispositivos y vuelve a iniciar sesión.

¿Crees que alguien ha pirateado tu cuenta? Echa un vistazo a nuestro artículo sobre cuentas pirateadas.

¿Tienes una cuenta de menores?

Si tienes una cuenta infantil, el acceso a funciones como compras, redes sociales, conexiones y juegos online será limitado.

Descubre cuál es la edad mínima de las cuentas online en cada país y qué funciones están disponibles con una cuenta infantil aquí.

Realiza estos pasos si tienes problemas con la conexión durante el juego.

Son cambios de red avanzados. Si te produce inseguridad realizarlos, pide ayuda a tu proveedor de servicios de Internet. Asegúrate de realizar los pasos del manual del router para obtener instrucciones específicas sobre el hardware.

Utiliza una conexión con cable

Las conexiones con cable pueden ser mucho más fiables que las inalámbricas. Si juegas mediante Wi-Fi, intenta enchufar el dispositivo al router.

Las conexiones móviles y de satélite también son menos estables que las de banda ancha. Si puedes, juega con una conexión de banda ancha con cable.

Acerca el dispositivo al router

El alcance de un router puede ser bastante corto. Cuanto más lejos estés, más probable será que tengas una conexión débil. Intenta colocar el router lo más cerca posible del dispositivo.

Comprueba que el router no está bloqueado

En función de la ubicación del router, es posible que sea más difícil que reciba la señal. Déjalo en un espacio abierto con la antena (si la tuviera) apuntando hacia el dispositivo y comprueba si recibes una señal más potente.

Las paredes y los objetos de gran tamaño pueden interferir con el router. También pueden hacerlo otros aparatos electrónicos (como los microondas), ya que transmiten sus propias señales. Si algo bloquea al router, por ejemplo, está bajo la cama u oculto en un armario, será mucho más difícil que la conexión llegue al dispositivo.

Cambia el canal Wi-Fi.

Si vives en una zona con gran densidad de población, como un bloque de pisos, puede haber muchas interferencias de otras redes cercanas. El cambio del canal inalámbrico puede limitarlas y permitir que la conexión inalámbrica sea más estable.

Imagina que todos los habitantes de los pisos y casas cercanos ponen a todo volumen distintos tipos de música y programas de televisión. Sería mucho más difícil para ti escuchar lo que quieres.

El cambio del canal inalámbrico puede funcionar como unos auriculares de cancelación del ruido, ya que permitirá que la conexión tenga menos "ruido" y sea más clara.

Ponte en contacto con tu proveedor de servicios de Internet para obtener ayudar sobre cómo buscar y cambiar a un canal inalámbrico menos ocupado.

Realiza una prueba de velocidad

Si realizas una prueba de velocidad, podrás ver una descripción general de lo rápida y estable que es la conexión. Aquí puedes realizar una prueba de velocidad de Google.*

  • Ejecuta unas cuantas pruebas para comprobar tus valores promedio. Si cambian mucho con cada prueba, la conexión no es tan fiable como podría serlo.
  • Ponte en contacto con tu proveedor de servicios de Internet para asegurarte de que recibes la velocidad y la fiabilidad por la que pagas.

Recuerda: la velocidad de tu conexión a Internet no es garantía de estabilidad. Las conexiones rápidas e inestables pueden causar tantos problemas como las lentas y estables.

Comprueba la fecha y hora del dispositivo

Si la fecha y hora del dispositivo son incorrectas, podría haber problemas.

¿Te ha resultado útil este artículo?

0% de 0 jugadores lo han considerado útil.

 

 

¿No es lo que buscabas? Prueba a lanzar otra búsqueda.

¿Te ha resultado útil este artículo?

0% de 0 jugadores lo han considerado útil.

 

 

X